Polo Democrático Alternativo Funza

VAMOS POR EL CAMBIO DEMOCRATICO O LA CONTINUIDAD DE LA DICTADURA MUNICIPAL

Por: Carlos Julio Rodríguez Sandoval.*
 

http://www.elblogalternativo.com/wp-content/uploads/2013/05/democracia1.jpg


Funza, 29 de abril de 2015. El 25 de octubre se realizarán las elecciones para alcaldes municipales en todo el territorio colombiano. En este país endosado al sagrado corazón no existe por ahora una democracia real. Esto sólo será posible si producimos una revolución electoral para que se le devuelva el poder al pueblo. Desde hace muchos años en la mayoría de municipios la gente queda decepcionada porque, con pocas excepciones, quienes resultan elegidos no son ciudadanos capaces, honestos, construidos desde sus propias comunidades, sino personajes oscuros, incapaces, cuestionados y como si fuera poco verdaderos negociantes de los recursos públicos.

Los ciudadanos por más que se exprimen los sesos y por más que utilicen los avances de la ciencia no logran entender cómo es posible que los candidatos gasten 2000 o 3000 millones de pesos en una campaña si sólo logran recuperar durante su mandato un escaso 10% de su inversión. La única explicación sería mal pensando que al llegar a sus cargos utilizarán los presupuestos municipales para su propio beneficio; o cuadrando licencias de urbanismo; o cambiando los usos del suelo de rurales a industriales, los cuales producen el milagro de convertir el metro cuadrado de tierra barata en industrial valor oro; o recibiendo coimas por todo contrato de diferente sabor y color.

Para conseguir sus objetivos los candidatos oficiales no ahorran ningún recurso, económico o de política negra, para derrotar a los candidatos que se atrevan a poner en peligro el poder político corrupto. Es de anotar que estos personajes no tienen el mínimo problema para cooptar los órganos de control, electorares y jurisdiccionales para que se hagan los de la vista gorda, y no vean ni investiguen los fraudes en los comicios, y las conductas que atentan contra la pureza del sufragio, como el constreñimiento al elector, que si no votan por sus patrocinados serán excluidos de los beneficios que el Estado les otorga. E igualmente comienzan a repartir a diestra y siniestra lechonas llaneras, auxilios de transporte, subsidios educativos. Comienzan a gemelear cédulas de abstencionistas o de muertos que resucitan, por obra y gracia del divino “espíritu” de los vivos.

Comenzarán a verse los mercenarios electorales con los trasteos de votantes de otros municipios. Se tramitarán inscripciones masivas al Sisbén con el compromiso de que el valor del voto será compensado con un nivel de clasificación más bajo del que indica la ficha socio económica. No ahorrarán ningún instrumento ni subsidio estatal para conseguir los votos y ganar las elecciones; y no es precisamente para mejorar la calidad de vida de la gente sino para mejorar la personal y la de las camarillas que los rodean y adulan.

En ese camino de ambición cooptan los medios de comunicación locales, como los seudo independientes, mediante contratos exclusivos de pauta política para evitar así que la gente conozca los planteamientos programáticos, o los perfiles de sus contrincantes, e inducir a los electores a votar por el único predestinado electoral, fabricado por sus asesores de imagen y por los JJ's municipales. Como si esto no bastara, inundarán el pueblo con vallas, afiches, calendarios, volantes, plegables, siluetas de los candidatos oficiales, ésferos, llaveros, sonajeros, y con publicidad bendita predestinada por el mismo patas.

Por eso hoy más que nunca los electores deben reflexionar y analizar que existen nuevas propuestas inclusivas, reales, lideradas por nuevos dirigentes que presentan tesis, que el pueblo pide a gritos desde hace mucho tiempo para mejorar su paupérrima situación personal y social. Además que estas candidaturas tienen más amplio espectro democrático e independiente porque se inscribirán por firmas o por movimientos de profundo contenido social, protagonistas de mil batallas en favor de las personas más desprotegidas por la indiferencia o responsabilidad de los negociantes del poder.

Ante las razones expuestas en estas reflexiones del análisis político, no queda otra alternativa ni otra oportunidad: o cambiamos las camarillas y roscas locales, o estaremos por anticipado condenando a las futuras y presentes generaciones de nuestro terruño. No podemos permitir que la elección popular de alcaldes que nació con el espíritu democrático de acercar los gobiernos a los ciudadanos siga siendo el instrumento de dictadura de las maquinarias políticas contra nuestras comunidades.

* Presidente de la Coordinadora Municipal del Polo Democrático Alternativo de Funza.